El Blog de Rosa Magallón

30 octubre 2011

Los médicos de familia y la atención a los pacientes con cácer.

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 22:45

Ya os habreis dado cuenta de que estoy algo vagoneta a la hora de escribir. Cosas del otoño. Y de los sudokus, que me he enganchado a ellos y no hay manera.

Pero  aunque tengo muchas cosas en el tintero, hay una que esta semana, me ha inquietado espceialmente.

El miercoles acudí a las jornadas que la Asociacion de Mujeres con Cancer Genital y de Mama habían organizado en el Hospital Miguel Servet. Me habían invitado como ponente para exponer el punto de vista de los médicos de familia en el diagnóstico y seguimiento del paciente con cáncer. Un tema con el que lidiamos cotidianamente.

Dificil negarse a acudir a una llamada de este numerosísimo grupo de mujeres, y mas con mi inclusión en el mismo. Y llamativo su poder de convocatoria, mas de 80 mujeres allí congregadas. Tambien me llamó la atención el concocimiento casi, casi de “médico” de algunas de las que intervinieron en le debate, hablando de tratamientos y técnicas complejas, como si de una catarro se tratara,…

Pero lo que mas me llamó la atención, me hizo pensar, fue que mi visión de lo que un médico de familia debe de hacer, hace habitualmente (es lo mismo debe y hace?) y que les transmití con mi entusiasmo y absoluto convencimiento, no era comprendido por parte del respetable. No porque no lo comprendieran, sino porque no lo habían experimentado así en su relación con sus propios médicos de familia ante la enfermedad de cáncer. No en lo que se refiere al diagnóstico de sospecha, a la pronta derivación,….que sí. Sino en toda la labor de seguimiento, coordinación y sobre todo acompañamiento del médico de familia ante el paciente (su paciente) con cáncer y su familia.

Siempre he reivindicado mi derecho y mi obligación de atender a mis pacientes hasta el final, ante cualquier enfermedad, con mis conocimientos y mis habilidades. Y lo que no se lo pregunto o me lo estudio. Yo no quiero ser un médico dispensador, espero no convertirme en ello. Por eso me apena que la sensación que me dio es que muchos pacientes solo nos conocen por este papel: el de oficinista. ¡que pena!

 

Anuncios

24 octubre 2011

El suicidio de Patricia Heras

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 23:02
Me ha impactado esta historia real de un suicidio reciente, del que practicamente no se ha sabido nada.

 “Mi reino está inerme y envenenado como todo mi ser… Me sé vencida”.

Muertes de perro. La poeta / Gregorio Morán

Patricia Heras

Patricia Heras, asesinada por “estereotipo”

La amarga historia de Patricia Heras empieza como esos guiones de Hollywood, donde los policías mienten, los ciudadanos miran para otro lado, los jueces bostezan, los carceleros corrompen y los presos esnifan hasta los polvos de talco. Mientras, la víctima inocente contempla más allá de la desolación y el espanto, que se está “comiendo un marrón” del que apenas sabe nada, salvo que acaba de entrar en el infierno. Y que gritar la inocencia en una cárcel es como leer la Biblia en un prostíbulo; gimnasia intelectual.

Pero en las películas de Hollywood que tratan historias como la que le ocurrió a Patricia Heras en Barcelona siempre aparece, ya bien avanzada la cinta, un personaje positivo. Un abogado, un juez despierto, una periodista sagaz, incluso un funcionario de prisiones digno que asume “un exceso de celo” -desde que Talleyrand instituyó el “jamás demasiado celo”, el exceso de celo es de una radicalidad revolucionaria- defendiendo al inocente y sacando poco a poco, secuencia a secuencia, la verdad de la historia. Es entonces cuando la víctima del “marrón”, humillada y ofendida, recupera la normalidad y los espectadores pueden volver a casa con la sensación de vivir en una sociedad difícil, pero donde no cabe el pesimismo. Siempre me impresionó que los contratos de los directores de Hollywood tuvieran una cláusula sobre los finales de sus películas. Los decidían los productores.

Eso es el cine y la historia de Patricia Heras es la vida. Aquí no aparece un Gregory Peck que salva a la víctima injustamente acusada, sino al contrario, esta es una historia sórdida, de seguro que muchas veces repetida pero que tiene una componente que la convierte en singular. La protagonista, con toda seguridad, era un ser excepcional, sensible, independiente, inteligente y culta. Quizá insegura, pero hasta eso sería un síntoma de talento. La gente segura es peligrosa porque se aferra a las certezas, y las certezas, o son mentira o caducan.

Yo no tenía ni idea de quién era Cindy Lauper, jamás la había escuchado. Ahora lo sé, a mi pesar, gracias a Patricia Heras. Era una viernes, a principios de febrero de 2006, y entre broma y chiste a Patricia se le ocurrió que le cortaran el pelo a lo Cindy Lauper, pero pasándose; una cabeza de mujer en dados, cuadraditos, entre el dos y cero, con blancas y negras como el tablero de ajedrez, y vestirse en revoltijo, que se decía antaño, con una malla bajo el sujetador, y a gusto y placer. Si hay algo que afirman quienes conocieron a Patricia Heras es que “el vestirse, su apariencia, era un modo con el que nutría de significado su estar en el mundo”.

Concentración en Zaragoza para denunciar la muerte de Patricia Heras

Y se fue de fiesta con su amigo Alex, y comieron, bebieron, fumaron e hicieron todo aquello que les apetecía hasta la madrugada, que agarraron la bicicleta y se pegaron un toba en esas zonas de la Barcelona-Sur-Mer que uno debe evitar a ciertas horas y ciertas noches. Un incidente, nada importante; una brecha en la cabeza, el chico, y algunos magulladuras ella, eso sí, con mucha sangre, tanta como para llamar a una ambulancia, que llegó algo tarde, como suele suceder, y que les trasportó con un detalle añadido de buena crianza, permitiéndoles meter la bicicleta dentro. Es importante la bicicleta, al menos yo se la doy en esta historia, porque desaparecerá con menos rastro que la inocencia.

Tienen la mala fortuna de que les lleven al Hospital del Mar y ahí da comienzo la pesadilla. Allí coinciden con varios detenidos tras los incidentes del desalojo de una casa de okupas en Sant Pere més Baix, y con los urbanos indignados porque varios de los suyos están heridos. Uno de ellos quedará parapléjico. En la sala de espera del hospital acaban todos sumados. ¿Acaso una chica con esa pinta no pertenece a la misma cuadrilla de okupas? El relato que ella misma hará de la situación en la que se ve metida pertenece al género de la picaresca trascendental. Patricia esperaba que le hicieran una radiografía para comprobar si el golpe había dejado secuelas, y acaba esposada y sin bicicleta.

Lo que viene luego es muy vulgar, tanto como la brutalidad. “De repente aparece un tipo con un pasamontañas tapándose le cara y cámara en mano me empiezan a grabar, dura unos minutos en robarme el alma y cuando termina de filmarme me da por hablar. De nuevo les explico que todo es un error, que nosotros hemos tenido un accidente de bici”. Ya no hay bicicleta, ni noche de farra y alegría, ni accidente fortuito sino una culpabilidad por homicidio, imagino que en grado de tentativa. Ya es reo de la justicia, da lo mismo que lo expliques en castellano, catalán o arameo. Estás perdido. ¡Y con esa pinta! “Mi corte de pelo es el más famoso de la ciudad. Parece increíble pero me acusaron de homicidio por mi pelo”. Entonces lo único que se te ocurre es poder salir de ese fin de semana terrorífico y poder irte a casa a duchar, a mirar por la ventana y a pensar que la pesadilla ha terminado. Pero no es así, por mucho que expliques la bicicleta y el golpe y la ambulancia y la sala de espera del Hospital del Mar, estás perdido. “Ahora pienso lo bien que me hubiera venido ver alguna de esas películas sobre juicios y menos ciencia ficción, ya me lo decía mi madre”.

Patricia Heras entró en la cárcel acusada entre otras cosas de haber lanzado una valla metálica a un policía municipal, cosa que nadie, con sólo ver su aspecto y su figura, podría creer. Pero la bola siguió y su historia de la bicicleta debió de convertirse en un chiste carcelario. Entró en la prisión de Wad-Ras y escribió un dietario impresionante por su lucidez irónica. La convivencia en una cárcel de mujeres contada por una chica que sabe escribir: “No he perdido mi capacidad asombrosa de abstracción con lo cual no he perdido la sonrisa ni el buen humor, sólo perturbado por un increíble atasco intestinal”.

Le cayeron tres años. El Supremo los confirmó. “Lo más duro son las entrevistas con la Junta de Tratamiento -la que debe aprobar si pueden concederle el tercer grado-. Duele escuchar que si no reconozco mi delito no tengo voluntad de reinserción, ni arrepentimiento; hoy me ha dicho el psicólogo que eso es propio de psicópatas”. Cuando le permiten salir e ir a dormir a la cárcel, no hay unanimidad en la Junta. La jurista del grupo le dice textualmente “te perdonamos que seas de Madrid”, y ella escribe, alucinada, “creo que con eso ya me lo dijo todo”. El que pone más pegas es el psicólogo, “que encuentra lagunas en mi vida”.

Sé muy poco de Patricia Heras, que vino de Madrid a estudiar Filología en la Universidad de Barcelona, que se licenció, y la descripción que de ella hace una de sus profesoras: “Era de una sensibilidad y una lucidez que pocos más tenían dentro del aula. Además de persona extremadamente educada, había leído muchísimo y se había dedicado a reflexionar sobre las constantes humanas con refinamiento espiritual y rigor intelectual”. Lo había dicho ella misma a la juez de instrucción y al fiscal: “No soy okupa, no soy punki y no soy una desarraigada”. Pero se olvidó de añadir, “me visto y peino como me sale de los ovarios”. Mejor no haberlo dicho, la hubieran acusado de desacato.

Siguió así, saliendo y entrando de prisión, hasta que una tarde de martes, en ese momento que hay que ir preparando los bártulos para volver a la cárcel, abrió el balcón y se tiró. Fue el 26 de abril, el miércoles hará seis meses. Dejó versos, porque ya no quedaba otra cosa que dejar. “Mi reino está inerme y envenenado como todo mi ser… Me sé vencida”. La madre de uno de los procesados, Mariana Huidobro, escribió una carta a los responsables de su muerte, políticos y jueces, que llevarán sobre su conciencia, dice ella, este crimen impune. “Patricia era un ángel que necesitaba sus alas para volar y ustedes se las cortaron”. La conciencia de toda esa gente pesa menos aún que los artículos de periódico que nunca salieron para homenajear a una poeta muerta, con final de perro abandonado.

Notas para entender el caso Heras

La propia Patricia contó en su blog, la cruel historia que vivió en primera persona y que finalmente terminó con su vida. Este es el relato que escribió y que merece una atenta lectura. También recomendamos el artículo de remembranza y dolor que se publicó en La Haine en abril del 2011 cuando se supo del suicidio de la estudiante madrileña. Hay que recordar que el caso tuvo escaso eco en la prensa. Si no fuera por este reciente artículo de Gregorio Morán en el rotativo de la derecha catalana (brillante excepción a la regla) casi nadie se hubiera enterado de este acto de brutalidad contra una indefensa ciudadana que no pudo resistir el acoso del estado.

19 octubre 2011

El chivo expiatorio

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 7:21

Interesante artículo firmado por Felix Taberna.

 

En la cultura ancestral hebraica existía un ritual en el que sacrificaban, en el mismo acto, a dos chivos. Sin embargo, lo hacían de diferente manera y con diverso propósito. Al primero, el sacerdote lo sacrificaba, ordenada y ritualmente, lo ofrecía a Dios. Al otro, lo mataban a pedradas, lo tiraban al desierto, entregándolo al Demonio. Este último servía para expiar los pecados de los asistentes ya que las culpas propias eran proyectadas en el animal. Se le llamaba el chivo expiatorio. Pues bien, esta singular costumbre étnica tiene referentes universales. De tal modo, que el mejor amigo del hombre ya no es el perro; es el chivo… expiatorio.

La crisis hace emerger lo peor de uno mismo. La crisis no es una oportunidad, es un riesgo. Es una etapa de escasez, dificultades y privaciones. En este contexto, echar las culpas a los demás es un ejercicio cotidiano. Siempre hay alguien al que echar la culpa de nuestra desgracia. Por ejemplo, cuando se acude al Centro de Salud que, por mor de la escasez de recursos humanos, se encuentra saturado, son muchos los que se impacientan. Resuelven que la causa del colapso del servicio se encuentra en los otros usuarios. La reflexión se eleva genéricamente. El deterioro de los servicios y prestaciones no viene sólo derivado de la difícil coyuntura que estamos atravesando sino de la existencia de un importante número de gente de fuera. Es un impulso primario, una válvula de escape para la adversidad. Que, en ningún caso, se debe justificar ni reforzar.

Soy consciente de que la solidaridad en tiempos de escasez es más difícil de llevar. Cuando los miedos se propagan socialmente, la pauta habitual del individuo es a encerrarse. Agruparse internamente, y no empatizar con lo ajeno. Pero hay que ser conscientes de que actitudes de animadversión; incluso desprecio, hacia determinados grupos sociales que conviven con nosotros, conlleva muchos riesgos sociales. No solo de exclusión grupal sino también de germen de brotes de violencia.

El problema se agudiza cuando este bajo instinto es usado por los líderes de opinión como elemento demagógico y electoral. Para ganarse el aplauso fácil de la audiencia cabreada y obtener ventaja política. Por ello, el discurso del político democristiano Duran contraponiendo las dificultades del pueblo catalán a la supuesta holgazanería del pueblo andaluz es una auténtica irresponsabilidad. No sólo porque lo que expresa, que, por otra parte, es común de escuchar en determinados ámbitos. Sino porque, desde su posición de líder, multiplica estas insidiosas y nocivas expresiones. Y además, lo hace como recurso electoral, para competir con otras opciones que están extremando ese discurso incívico. Los políticos, los líderes de opinión, al igual que los medios de comunicación, antes de comunicar, deben darse cuenta de la responsabilidad social que representan.

En esta campaña electoral vamos a escuchar muchas perlas. Frases que apelarán a los bajos instintos de los votantes. Escucharemos propuestas de duros castigos y de enérgicas actuaciones. Es la campaña electoral de la Crisis; donde muchos políticos tendrán la tentación de recurrir a la demagogia. Aquella que Abraham Licoln definió como la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores.

No son buenos tiempos para la lírica; tampoco para el “buenísmo”, ni para la expansión de derechos sociales; más bien para la defensa de los mismos. La ciudadanía debe huir tanto de los cantos de sirena como del populismo de los malos políticos. Sólo desde el rigor y no perdiendo de vista los viejos principios de igualdad, fraternidad y libertad se puede salir de la crisis con el menor número de heridas sociales.

13 octubre 2011

15 O: Ahí estaremos.

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 19:38

Manifestación Internacional 15 de octubre

UNIDOS POR UN CAMBIO GLOBAL

El 15 de octubre personas de todo el mundo tomarán las calles y las plazas. Desde América a Asia, desde África a Europa, la gente se está levantando para reclamar sus derechos y pedir una auténtica democracia. Ahora ha llegado el momento de unirnos todos en una protesta a escala global.

Los poderes establecidos actúan en beneficio de unos pocos, desoyendo la voluntad de la gran mayoría, sin importarles los costes humanos o ecológicos que tengamos que pagar. Hay que poner fin a esta intolerable situación.

Unidos en una sola voz, haremos saber a los políticos, y a las élites financieras a las que sirven, que ahora somos nosotros, las personas, quienes decidiremos nuestro futuro. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros que no nos representan.

En España, los últimos ejemplos los tenemos con la reforma constitucional recientemente aprobada a espaldas de sus ciudadanos y con el sinfín número de recortes en educación, en sanidad o en servicios sociales que estamos sufriendo todos los días.

El 15 de octubre nos encontraremos en las calles para poner en marcha el cambio global que queremos. Nos manifestaremos pacíficamente, debatiremos y nos organizaremos hasta lograrlo.

Es hora de que nos unamos. Es hora de que nos escuchen.

 

Columnas indignadas para el 15-O

.

Este sábado, muchos barrios zaragozanos han convocado su particular ‘columna indignada” para unirse a la manifestación convocada por el Movimiento 15-M para exigir un cambio global.

La protesta, convocada en  más de 600 ciudades de todo el mundo, saldrá a las 18:00 horas de la Glorieta Sasera, en Paseo Sagasta, para terminar en el palacio de la Aljafería.

Estas son las convocatorias de las distintas columnas:

Torrero: Plaza de las Canteras, a las 17:30 h.
San José: Plaza Mayor, a las 17:00 h.
Margen Izquierda: Calle Sobrarbe, 1, a las 17:15 h
Delicias: Plaza de la Convivencia, a las 17:00 h
Gancho y Almozara: Plaza de Santo Domingo, a  las 17:15 h
La Madalena: Plaza de la Madalena, a las 17:00 h
Universidad: Plaza de San Francisco, a las 17:00 h.
Movimiento Obrero y Enseñanzas Medias: Plaza de España, a las 17:30 h
Masa Crítica (bicis): Plaza de San Francisco, a las 17:00 h
Alianza contra la Pobreza: Calle León XIII, 24 (tienda Intermón), a las 17:30

———————————

 

8 octubre 2011

Sigo aquí

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 13:55

Mejor dicho, he vuelto de vacaciones hace una semana.

y he necesitado otra para intentar centrarme un poco: quién soy, donde vivo, a donde vamos,….

En fin. es lo que tiene desconectar del todo  y de todo. Aunque la verdad, esto no lo he conseguido. Pero descansar, he descansado.

Aquí os dejo una foto de un pueblecito encantador que he conocido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero todo lo bueno se acaba.

Y toca vuelta a la normalidad y a la realidad.

Con horizontes  personales cercanos que esperemos que vayan bien.

Con horizontes sociales muy desalentadores, contra los que hay que luchar y no dejarse vencer.

Con citaa próximas muy importantes para nuestro futuro. Por ejemplo la del 15 -0 , donde podemos demostrar que los movimientos sociales, los indignados, vamos en aumento.

 

Por ejemplo , la del 20-N, donde podemos cambiar las cosas. Y no permanecer impasibles ante tanta manipulaciñon!

Bienvenido el otoño caliente, a pesar del tremendo cierzo de hoy.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.