El Blog de Rosa Magallón

16 julio 2012

Si falta la paga de navidad, también sobran los reyes

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 20:27

En el mundo hay seres miserables. Pero no son totalmente miserables pues mantienen algunos rasgos piadosos. Por ejemplo, los hay que quieren a sus hijos y nietos, por más que en el Congreso (o en el Senado) jaleen con fervor los recortes del subsidio del paro, subsidio que palia la pobreza de los niños españoles, cada vez más pobres y más frecuentemente miembros de familias sin futuro. Los hay que ayudan a una ancianita a cruzar la calle, por más que luego en el Congreso (o en el Senado) aplaudan a rabiar los recortes de la Ley de Dependencia, que hacen imposible que dicha ancianita viva en su casa, cuidada por su familia. Los hay que son buenas personas, incapaces de matar a una mosca en el vecindario, pero luego en el Congreso (o en el Senado) son capaces de aplaudir en pie al Presidente que ha anunciado recortes que llevarán sufrimiento y dolor a millones de españoles. Son seres miserables, de la misma catadura moral de los que aplaudieron la participación española en Irak, guerra con cientos de miles de muertos civiles, que ha devuelto a la Edad Media a la población de un país entero. Son casi iguales los que aplaudieron en julio de 2012 que en mayo de 2010. “Los mismos perros con distinto collar”. Pero los de julio son más sádicos, aplaudieron con más ganas, y a todo. Emblemático es el “¡Que se jodan!” tras el anuncio del brutal recorte a los parados, expresión que resume el conjunto de julio de 2012. En ambos casos aplaudieron la “valentía” de sus Presidentes; es decir, su sumisión a los poderosos y su cobardía ante los fuertes, su miedo a dimitir y a convocar elecciones, un referéndum o similar, o a elegir otras alternativas solidarias.

Son como hienas, ríen como gracias los anuncios de desgracias. Se alían entre ellos para negar la “dación en pago”, lo que lleva al desahucio de cientos de miles de familias; se unen en todo lo importante. Son como buitres, sobrevuelan la indigencia, la exclusión, el sufrimiento y el dolor. Son gentuza, sin respeto a nada respetable. Por ejemplo, ni temblor al recortar las ayudas al desarrollo, ni dolor al incrementar el IVA que daña a los pobres, ni conmiseración con los ancianos al introducir el repago de medicamentos, ni dudas al prolongar la vida de las centrales nucleares y las concesiones de los embalses, ni sentimientos al cambiar las condiciones de las bajas laborales, ni vergüenza al proponer la resistencia pasiva como atentado a la autoridad, ni empatía con el parado y su familia, ni hospitalidad-atención sanitaria al inmigrante sin papeles, ni capacidad de soñar el futuro cuando recortan en educación y en investigación, ni miedo a eliminar la paga extra en Navidad a los funcionarios. ¿No tienen miedo a nada, nada?

Situaciones esquizofrénicas

Esos seres miserables tienen miedo, sí, a los poderosos. Por ejemplo, mantienen la amnistía fiscal que beneficia a defraudadores, ladrones, mafiosos y demás. Mantienen los privilegios de la Iglesia Católica, tan ensimismada con el sexo. Mantienen la Casa Real, por más indignidades que la colmen. Mantienen las ayudas a la banca, un pozo sin fondo. Mantienen el fraude fiscal, al debilitar la Inspección Tributaria. Mantienen el capitalismo subvencionado, con el apoyo a las autopistas de peaje como ejemplo. Mantienen las SICAV, que cotizan al 1%. Mantienen sus propios privilegios, desde horas de trabajo a dietas, pasando por derechos de jubilación, indemnizaciones y compensaciones varias. Mantienen en sus puestos a corruptos de su clan (presunción de inocencia hasta el infinito). Mantienen la aprobación y financiación de medicamentos que “no aportan nada nuevo”. Mantienen la Ley Electoral, de forma que “lo llaman democracia y no lo es”. Mantienen sus propios coches oficiales, sus tarjetas de crédito a crédito público, sus guardaespaldas y sus asesores. Mantienen bien quieto el estanque de la corrupción en que participan, de forma que los causantes de la crisis sean invisibles y el dinero “esté desaparecido”.

Abanican a los fuertes y pisotean a los débiles. Se sacrifican por nosotros, “haré lo que tenga que hacer, me cueste lo que me cueste”, o “haré cualquier cosa que sea necesaria, aunque no me guste y aunque haya dicho que no la iba a hacer”. Dan miedo, por marionetas. Hacen lo que no les gusta hacer pues “no hay elección”. No convocan elecciones cuando pierden la libertad de decidir, pues las perderían. Dicen tener una “esquizofrenia”, que les obliga a hacer con el cerebro lo que no querrían hacer con el corazón.

Esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental grave, una forma diferente de enfrentarse a la realidad. La esquizofrenia nada tiene que ver con una “doble personalidad”, nada con las conductas de los miserables que no hacen lo que deben y pretenden justificarse con una disociación entre sentimientos y racionalidad. El esquizofrénico sufre, no es un cobarde.

El esquizofrénico se enfrenta sin querer a nuestro desconocimiento, y a nuestra exigencia de compartir la interpretación social de la realidad. La etiqueta diagnóstica justifica la intervención médica, y los tratamientos. Pero lo clave para el paciente es su sufrimiento, en gran parte por el rechazo social y profesional. Al final los esquizofrénicos mueren antes, y por causas evitables, como expresión de dicho rechazo.

Habló un sabio esquizofrénico: “Hermano, estoy loco, pero no soy tonto. Ni tonto ni cabrón. Dicen que se distingue bien a un loco de un cabrón porque el primero se pilla los huevos y el segundo te los pilla a ti”. No confundamos.

¿Sin paga de Navidad? ¡Tampoco Reyes!

La crisis internacional la causó la codicia sin control del sector financiero. Bien lo expresó la bancarrota de banco Lehman Brothers, del que fue directivo el actual ministro de Economía (¡qué simbólico!).

En España la crisis la causó la codicia sin control del aparato de los partidos políticos, que asaltaron el Estado con una política sin contrapesos para lograr la sumisión de sus miembros y cargos electos. La corrupción fue la consecuencia, y ello explica el peso de la deuda privada de promotores y constructores, con el ejemplo del aeropuerto de Castellón como emblema del despilfarro irresponsable. Esa es la deuda que nos ahoga. Esa es la deuda que se intenta pagar como sea, sin considerar su recuperación (el dinero no desaparece). Bankia es la expresión última, con sus 24.000 millones “evaporados” en medio de consejos de cajas copados por políticos y sindicalistas, que no vieron “nada”, ni quieren ser ahora vistos. Es imposible “pan para tanto chorizo”, y a lo de Bankia se suma lo de Novacaixa, que ya consumió casi 4.000 millones y pide otros 6.000. Y suma y sigue en una locura que llegará a cientos de miles de millones de euros. No falta, claro, el capitalismo subvencionado, con la ministra de Fomento sacando cientos de millones de euros para cubrir a las constructoras de las autopistas madrileñas (y valencianas y murcianas), que ya han recibido miles de millones, para “no deteriorar la imagen internacional de las constructoras” (y para no tener que hacer frente a las deudas, que irían todas al Estado en virtud de la leonina legislación de las concesiones).

En síntesis, los representantes del capital han decidido aprovechar la crisis para ajustar cuentas en la vieja y permanente lucha de clases. Se están vengando de doscientos años de avances de los trabajadores, y pretenden devolvernos a la primera revolución industrial, al comienzo del siglo XIX. Nos mantienen rehenes a los españoles, y nos exprimen y exprimirán hasta la última gota de sangre, sudor y lágrimas, para que paguemos lo que ellos han dilapidado, y dios sabe dónde guardan. Las políticas de los partidos políticos, y los políticos seleccionados por sus “aparatos” destruyen el normal funcionamiento del Estado (los mejores y honrados son apartados).

Hay alternativa. Por ejemplo, si quitan la paga de Navidad que quiten la Casa Real, a los Reyes. Que la crisis se lleve todo lo sucio, como los coches oficiales y su boato. Que cada “esfuerzo” pedido a trabajadores y pensionistas venga alineado con una “compensación” en cantidad similar de ahorro. Que la crisis permita cambiar los partidos para lograr que exista una democracia y unos políticos que no tengan más privilegio que el de dedicarse a servir temporalmente a los demás.

No hay esquizofrenia alguna. Hay partidos políticos y aparatos de los mismos que han asaltado al Estado, y no lo van a dejar. Lo defenderán con pelotas de goma, botes de humo y policías sin identificación, como en Barcelona o en Madrid. Sacarán al Ejército, si se precisa (ya se hizo, con el “estado de alarma” en diciembre de 2010). Ya están pasando por encima de muchos cadáveres, como los niños empobrecidos, la educación, la investigación, los inmigrantes, los enfermos, los ancianos, los dependientes y la sanidad. No se pararán fácilmente, y es necesario frenarlos en seco.

Juan Gérvas (jgervasc@meditex.es) es médico general y promotor del Equipo CESCA, Madrid (www.equipocesca.org)

Anuncios

13 julio 2012

Tijeras

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 17:25

Hay tanta actividad virtual ultimamente en la red, tanto movimiento que se tiene que plasmar definitivamente en las calles!!!!

Tanta gente sorprendida de lo que está pasando, tanto iluso que creyó a esta gentuza, como la impresentable fabras que ayer aplaudía los recortes a los desempleados con un “que se jodan”.

A tí, señorita fabra, no te hace falta ninguna tijera para recortarte el cerebro, simplemente careces de él,….

Animalica en cuerpo pepero.

12 julio 2012

El desasosiego

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 14:26

El desasosiego que comparto con Vicente. Así fue mi día ayer, en zaragoza, en madrid, en cualquier consulta de cualquier médico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Hoy está siendo un día inquietante. Los pacientes me manifestaban sus problemas y se añadían sus incertidumbres vitales. La enfermedad y la vida, eso que antes se decía biopsicosocial, se manifiesta en todo su esplendor en los tiempos difíciles. El desarraigo familiar, la pérdida del empleo, el incremento general de los gastos simultáneo a la pérdida de ingresos; en resumen, el empobrecimiento general, provoca el aumento de la crispación, de la tensión personal y social, del sufrimiento de la población. Después de escuchar muchas historias tristes, leer la prensa electrónica del día, ver los vídeos de la carga policial contra los mineros, oír los aplausos de la claque de diputados populares a las medidas restrictivas, se produce una sensación muy negativa: el desasosiego.

Avanzamos a un cambio de modelo en todas las relaciones sociales y económicas. No es una crisis de la que vamos a salir, se está creando el escenario de una nueva Europa del Sur: más pobre, más injusta, más insolidaria, más tensa y cruel. El afán de huida de las personas más preparadas ante la falta de expectativas, justo después de más de una década donde España parecía El Dorado para todo tipo de inmigrantes, está siendo el espejo donde se ve reflejada la podredumbre moral y económica que ha llevado a esta situación: ambición de poder, falta de escrúpulos en las ganancias, explotación de tus semejantes, corrupción política y económica, todo el espectro de la porquería que hemos conocido e iremos conociendo.

Nadie se libra de sus efectos, los parados y desesperados de una manera trágica, los que conservamos el empleo viendo reducir nuestras posibilidades de ayudar a nuestros hijos en sus estudios y en su futura vida, viendo como nuestro propio futuro -¿llegaremos a cobrar una pensión digna?- se oscurece, sin olvidar que podemos o no llegar a él si la enfermedad no siega antes tus esperanzas.

Los sanitarios debemos mantener la llama de la dignidad y del respeto a nuestros pacientes. Es hora de no caer en el desánimo ni en la negligencia por enfado, por hacer pagar a otras víctimas, como son los enfermos, nuestras frustraciones laborales. Las víctimas se deben unir, como esos policías que pegan con saña a unos trabajadores. En todas las guerras, los hijos del pueblo se han enfrentado y matado mientras los dirigentes miraban desde arriba la carnicería”.

9 julio 2012

Mineros

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 21:30

8 julio 2012

Contigo

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 20:43

Recuerdo el día 7 de julio del año pasado. Este video me lo ha recordado.

Me lo manda mi buen amigo Gabriel

Blog de WordPress.com.