El Blog de Rosa Magallón

9 agosto 2011

El cuerno de Africa nos importa un……

Filed under: Uncategorized — Rosa Magallón @ 9:37

Hasta las narices estoy de la prima de riesgo, que es una señora que manda mucho y los que la alimentan también. Tanto que las cosas realmente importantes, no asoman en los telediarios. Ahí se pudran, …..lo primero es salvar a la prima y a sus parientes los insaciables. Lo demás, importa un cuerno.

Un lector, Juan Diego,  me ha escrito este comentario en el blog, en una entrada previa que hice: “no te olvides de Somalia” con un chiste de El Roto, dando en el clavo como siempre.

Lo transcribo entero. Gracias Juan Diego.

Y gracias de paso a todos los que estais ahí, en silencio y expresando vuestro afecto. Todo vale.

 

El drama Somalí

Hace apenas tres semanas, Kaltum Mohamed era la madre de cinco hijos, pero el hambre que ha sacudido a Somalia se ha cobrado la vida de cuatro de ellos.  Sólo le queda una niña, los otros niños murieron de hambre ante los ojos de Kaltum.
Cuando sus hijos  enfermaron, ella los llevó a un hospital, pero no podía pagar el tratamiento que necesitaban.  En el transcurso del viaje a la capital, en busca de la ayuda de emergencia de las pocas organizaciones humanitarias que operan allí, una televisión grabo a la madre días antes con todos sus hijos, varios días después la volvieron a grabar y solo le quedaba una niña, le preguntaron qué había pasado y ella, con una entereza difícil de tener en ese momento, contesta que “ la muerte es inevitable, pero la sorpresa fue como de repente he perdido a mis cuatro hijos en menos de 24 horas a causa de la hambruna”. En la grabación se ve como se agacha junto a una de sus tumbas y en voz baja le da unas palmaditas y alisa el montículo de tierra que lo cubre.  Ella lloró, y luego se secó las lágrimas. Ella todavía tiene una hija que tratar de alimentar.
Días después de visionar en tele esta noticia, pusieron otro video grabado donde una periodista rompe a llorar desconsolada al ver la imagen de dos niños abandonados y paralizados sin nada ni nadie que les ayude y esperando a morir, solo se oía un lamento débil y la imagen es espeluznante, no hay calificativo que ponerle.
En mis 47 años de vida, he visto siempre la misma imagen pero trasladada en el tiempo y es la del hambre y la sequia que me ha hecho volver a ver esa triste foto del niño negro lleno de moscas y en los huesos muriéndose de hambre. Penoso y lo peor es que la sociedad donde vivo y que se vanagloria de ser humanitaria, sigue sin hacer nada, solo para lavar nuestra conciencia, mandamos comida, intentamos repartirla y en el peor de los casos dejarla caer por avión a los sitios remotos donde, según dicen los que mandan, no se les puede hacer llegar de otra manera.
Sé que terminar con esta lacra y que yo escribo con mucha rabia y asco es una utopía y pasaran otros 47 años más y nos enseñaran por cualquier medio de comunicación que siguen igual.
Nosotros, los civilizados, seguiremos peleando por nuestros intereses, que sigue siendo el petróleo y hacernos lo más ricos posibles en el menor tiempo posible y si se le ocurre a algún país que ose desafiar a la comunidad internacional, pues se manda al ejercito, con la autorización, o no, de la ONU y todos contentos, como en Irak, (sino, que se lo pregunten a los Iraquíes).
 Los cojones son para las ocasiones y es ahora cuando habría que ponerlos sobre la mesa, acabar con los Señores de la Guerra que son los que mandan en esa zona y tiene a su pueblo al borde del exterminio.
 Mientras nosotros seguiremos mandando miles de millones al espacio en busca de “marcianitos”, que si es verdad que son más inteligentes que nosotros, no se arrimaran por aquí ni hartos de porros, seguiremos buscando petróleo donde sea aunque haya que destruir el medio natural de cualquier animal o persona que estorbe, en pocas palabras, no respetamos nada y nunca lo haremos, así es que lo que les pase a esta gente como a Kaltum Mohamed nos dará lo mismo, con cambiar de canal ya dejaremos de verlo.

1 comentario »

  1. Es imposible olvidar algo así, se me parte el corazón cada vez que lo veo y tengo que hacer verdaderos esfuerzos para creer que todavía se puede luchar contra semejante injusticia y hacer que toda esa gente codiciosa y usurera nos escuche, pero creo que no lo van hacer, para ellos, como bién dices, lo primero es su ambición y su codicia, no importa al precio que sea, pero a pesar de mi pesimismo porque esa gente cambie y se les retuerzan las tripas con tantísimo drama, no puedo dejar de intentar dar voces, animar a que la gente se mueva, seguramente no puedo dejar de tener esperanzas, quizás porque sino, no podría vivir pensando que no se puede tener tan poco corazón. Necesito creer que en el mundo estamos personas que todavía creemos en la Humanidad.
    Un abrazo muy grande Rosa.

    Comentario por Esther — 9 agosto 2011 @ 13:19 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: